Contraseña fuerte

Cuando creas una cuenta en una red social, o una cuenta en un exchange para comprar criptomonedas, o cuando creas cualquier cuenta… ¿cómo eliges la contraseña?

“123456” y “111111” se encuentran entre las contraseñas más utilizadas, descubiertas gracias a filtraciones de bases de datos donde quedan expuestas. Quienes utilizan este tipo de contraseñas corren un gran riesgo.

Cuanto más larga la contraseña mejor, siempre y cuando incluya también letras (minúsculas y mayúsculas), números y símbolos. También es importante que la contraseña sea generada “aleatoriamente” para que otra persona no la adivine y para que una computadora no la encuentre rápidamente probando combinaciones. Esto es porque los humanos no tenemos la capacidad de generar datos de manera impredescible, mientras que las computadoras son mejores para hacer esa tarea.

EVITAR:

  • reutilizarlas
  • incluir datos personales
  • compartirlas
  • guardarlas en un archivo de texto

A su vez, por más que generemos contraseñas con un programa, resultaría imposible memorizar las decenas de contraseñas que utilizamos para ingresar a nuestro correo electrónico, redes sociales, otros servicios y dispositivos. Tampoco es una opción anotarla en un papel y dejarlo al lado de nuestra computadora, ya que otra persona la podría ver.

¿Cuál es la solución? Usar un gestor de contraseñas.