Mito 3: "Bitcoin es una estafa piramidal"

Mito 3: "Bitcoin es una estafa piramidal"

Una estafa piramidal es una práctica, ilegal en muchos países, donde los participantes atraen a más personas para que aporten dinero que es usado para pagar a los miembros anteriores. Cuando fallan en atraer a más personas, la pirámide colapsa dado que no hay dinero para repartir ya que la única fuente de ingresos es el dinero de nuevos participantes1. El “telar de la abundancia”, mencionado recientemente en varios medios de comunicación, es un ejemplo de estafa piramidal2.

Bitcoin no es una estafa, sino que es un nuevo tipo de activo. Algunos lo ven como un nuevo tipo de dinero, otros ven que tiene propiedades que lo hacen más cercano al oro. Su precio sigue las leyes básicas de la oferta y la demanda. Es el mercado quien define cuánto vale un bitcoin. El mercado está compuesto por muchísimas partes que compran y venden, principalmente, a través de plataformas online (aunque también existe el mercado informal entre personas cara a cara).

En sus más de 10 años de existencia, su precio incrementó considerablemente dado que cada vez más gente decide resguardar su poder adquisitivo en este bien escaso, incensurable e inconfiscable, cuya emisión no controlan los Estados. También aumentó la cantidad de comercios que aceptan bitcoins como medio de pago. Está claro que no hay certezas de qué ocurrirá con su precio pero al mismo tiempo está claro que no es una estafa. Teóricamente, podría llegar a fallar, pero por otros motivos.

Esto no quiere decir que no haya criptomonedas creadas por personas que solo buscan implementar una estafa piramidal y desaparecer con el dinero de todos los inversores.